Timelapse: La tierra como nunca la habias visto

Un video que nos muestra la belleza propia de nuestro planeta enfocándose en el hecho de que nuestra atmósfera genera su propia luz según el fotógrafo Alex Rivest el creador de este video un hecho conocido como Quimioluminiscencia.

Lo que se ve en el video no es pura contaminación lumínica mas bien la luz propia de nuestra atmósfera generada por componentes de ella.el fondo musical es de Moby JLTF. (ya había escuchado esta canción y la utilizaba para mis “tardes de pachuli”,pero este video me ha ayudado a imaginarme otras cosas con esta canción)

Anuncios

Fotografiando la tierra a 121 megapixeles

Se acuerdan de la famosa foto de nuestro planeta “The Blue Marble” si nunca la han visto es la  pantalla por defecto del iphone ,pues una increible fotografia de 64 megapíxeles ,pues ese record fotografico ya se rompio y esta vez la imagen fue tomada por un satelite ruso el “Elektro-L” a 121 megapixeles y todo en un solo encuadre y no en una fusion de fotos.                                                                                     la camara equipada con una cámara con una resolución de 1 km por píxel para el espectro visible y de 4 km por píxel para el espectro infrarrojo.

El satelite transmite las imagenes a la tierra cada 30 minutos a 16,36 Mbits,algo que aclarar es que las imagenes e el hemisferio norte combinan 4 longitudes de ondas de luz una infraroja y tres visibles por eso las ares verdes de vegetacion se vera naranja en ves de verde.asi que la fotografia no muestra a nuestro planeta tal como es, pero sin duda la imagen habla mas de un millon de palabras y la puedes descargar aunque su tamaño pasa los 100mb,pero la vale la pena.

Kepler 22-b:Nuevo planeta habitable similar a la tierra

El observatorio espacial Kepler ha confirmado la existencia de un planeta en la “zona habitable” del sistema planetario Kepler 22, a 600 años luz, en el que pueden darse las condiciones para que exista agua líquida, informó la Nasa.

algomás
El planeta orbita sobre una estrella muy parecida a nuestro propio sol, aunque algo más pequeña y fría.
“Este es un gran logro en el camino de encontrar una Tierra gemela”, dijo en un comunicado Douglas Hudgins, director del programa científico de Kepler en el cuartel general de la Nasa en Washington.
La zona habitable es la región que se da alrededor de una estrella en la que las temperaturas son las adecuadas para que exista agua líquida, el principal componente de la vida en la Tierra.
El planeta Kepler 22-b es mayor que la Tierra y todavía se desconoce su composición.
Según indicó en una rueda de prensa la subdirectora del equipo científico del Centro de Investigación Ames, Natalie Batalha, “estamos cada vez más cerca de encontrar un planeta parecido a la Tierra”.
Batalha señaló que, según han podido comprobar con los instrumentos de Kepler, el planeta está en el medio de la zona habitable, a una distancia equiparable a la posición de la Tierra en nuestro sistema solar.

Contemplando las luces de ciudades alienígenas

¿Seremos capaces en el futuro de observar las luces de las ciudades en otros planetas? Parece ciencia ficción y de hecho por ahora lo es. Pero no olvidemos que los telescopios del mañana podrán detectar signos de vida en otros planetas. Con instrumentos lo suficientemente potentes, ver ciudades alienígenas podría dejar de ser una idea tan descabellada. ¿O no?

¿Podemos ver las luces de ciudades en otros planetas? 

Para salir de dudas, los astrónomos Abraham Loebb y Edwin Turner han calculado en un reciente artículo la viabilidad de este concepto. El resultado es que los telescopios actuales podrían detectar la luz artificial de una ciudad terrestre de tamaño medio en un objeto del Cinturón de Kuiper (KBO) situado a una distancia máxima de 50 UA (7400 millones de kilómetros). Un hipotético cometa o asteroide de 53 kilómetros de diámetro con ciudades iluminadas en su superficie aparecería tan brillante como un objeto de Kuiper de 1000 kilómetros con un albedo del 7%, o lo que es lo mismo, la contribución de la iluminación artificial podría ser hasta 360 veces superior a su brillo natural. Para discriminar el origen de la iluminación, un análisis espectroscópico revelaría las diferencias entre la luz natural y artificial (LED o fluorescentes).

Por supuesto, la probabilidad de encontrar algún cometa lejano con ciudades en su superficie es bastante remota, por no decir nula. Pero, ¿qué hay de los exoplanetas habitados? La iluminación artificial provoca que el hemisferio nocturno de la Tierra posea una magnitud absoluta de 43,5, una cifra realmente despreciable. Con la tecnología actual sólo podríamos detectar esta iluminación hasta una distancia de 150 mil millones de kilómetros (1000 UA), fuera de los límites del Sistema Solar, pero muy lejos del espacio interestelar.

Las luces del hemisferio nocturno de la Tierra vistas por la sonda Rosetta (ESA).
La nueva generación de telescopios gigantes (EELT, TMT, etc.) y espaciales dedicarán parte de su tiempo a observar la modulación del brillo de los exoplanetas debida al contraste entre el día y la noche, es decir, entre las diferentes fases. Para que estos instrumentos puedan detectar ciudades en el lado nocturno, una hipotética civilización extraterrestre tendría que iluminar sus ciudades de tal forma que el brillo del hemisferio nocturno fuese comparable al diurno. Si tenemos en cuenta que el lado diurno de la Tierra es 600 000 veces más brillante que el nocturno, está claro que los extraterrestres deberían construir ciudades realmente bien iluminadas para que las podamos detectar,claro si existen.